INSTITUCIONAL > Símbolos-Manual de Imagen
Símbolos - Manual de Imagen

Escudo

Imágen

El autor, don Enrique Cerezo, escogió la Cruz de los Caballeros de Portugal, que consta de dos cruces: una de gules (rojo) en forma latina, cuyos extremos se abren en triángulo, y otra en oro, inscrita en la de gules.

El campo del escudo es de sable (negro).
La forma del escudo es la española moderna con bordadura de oro.

Hay tres simbolismos en el campo del escudo:

- Las letras griegas Alfa y Omega, que designan a Dios como principio y fin.
- Una llama, que es el símbolo cristiano de la ciencia.
- La sigla de la Universidad Pontificia Bolivariana: UPB.

Se usan tres colores:

- Un metal que es el oro, en su significación de fe, pureza y constancia.

Dos esmaltes, que son:

- El rojo, que simboliza caridad y valor.
- El negro, que significa ciencia y modestia.

  • Ver Manual de Imagen Corporativa. (pdf)
  • Bandera

    Imágen

    Su diseño obedece a los mismos principios de creación del escudo, lo mismo que el significado de los colores: en su orden primero el rojo que simboliza caridad y luego el negro, ciencia y modestia.

    El asta para la bandera termina en forma de llama, copiando también el simbolismo del escudo.

    Himno

    Letra: Baltazar Uribe Isaza
    Música: Jorge Lalinde>

    Coro
    Por mirar nuestro paso de triunfo
    Montan guardia la tierra y el sol.
    Se constelan los viejos laureles
    en retoños de coronación.

    Capitanes de nuevas conquistas
    nos vincula un eterno fervor,
    con la vista en idéntica estrella
    y en los labios el mismo clamor.

    Estrofas
    Nuestra ruta demarcan de oro
    dos fanales de gran brillantez:
    el que lleva en su casco Bolívar
    y el lucero de Cristo en Belén.

    Nuestra marcha señalan dos brújulas
    siempre puestas en norte de luz:
    Una lleva de aguja una espada
    y es imán de la otra una cruz.

    Escalando las cumbres sagradas
    nuestros brazos en fuente de amor
    unirán con los Andes el Gólgota,
    Chimborazo y el Monte Tabor.

    Agua mana el costado de Cristo
    desde el día de la Redención.
    Colmaremos la sed de la tierra
    repartiendo su linfa de amor.

    Encendida la lámpara patria
    desde el alba de la libertad,
    nuestra sangre pondremos de aceite,
    porque nunca se puede apagar.